MAS DE LA IGLESIA TEXISTEPEQUE

El interior de la iglesia es de una nave conteniendo diez columnas de madera de un solo tronco con bases de piedra de casi 80 cm. De altura. En el interior de la iglesia, el techo es de madera y se puede apreciar los tirantes que son lo que se conserva del artesonado mudéjar.

En el año de 1737, los vecinos de Belén-Guijar emigraron a Texistepeque llevándose la imagen de su Santa patrona la virgen de Belén de Guija. Desde entonces se celebran las fiestas patronales en su honor del 23 al 27 de diciembre. Se celebra otra fiesta en honor a San Esteban el 15 de enero.

Existen registros parroquiales del siglo XVIII y datos en el Registro General de Centroamérica que dicen: “el común del pueblo de San Esteban-Texistepeque solicita fondos para terminar la reconstrucción del pueblo (año 1743)”. En 1755 se cedieron la cuarta parte de los tributos para la reedificación del templo.

LEYENDAS

Una de las leyendas más conocidas es la que explica la manera en que llegó la Señora de Santa Ana a dicho lugar. Se dice “que unos indios llevaban esta imagen para Honduras y al pasar por Santa Ana ya era de noche y decidieron pernoctar en una gran Ceiba que estaba situada en la única plazoleta del lugar, llamado entonces Sihuatehuacán. Al amanecer quisieron levantar la imagen para seguir su camino, pero ésta se les puso muy pesada y fue imposible moverla, de manera que decidieron dejarla en ese sitio”. Allí se levantó después una ermita y posteriormente una iglesia.

Otra de las leyendas es sobre la Señora de Santa Ana: “ durante la “Revolución de los 44”, una de las batallas más importantes celebrada en el cerro Techan, los soldados se encontraban desesperados, casi sin armas, y el bando contrario estaba muy cerca. De repente, vieron llegar a una señora extraña, alta, hermosa que llevaba un bulto en su delantal y un cántaro de agua. Les empezó a dar de beber agua. Después supieron que había sido la señora Santa Ana quien los libró en esa batalla