Puede ir a visitar “la Joya de Cerén”, Patrimonio de la Humanidad, y dar una mirada a las ruinas de los antiguos mayas.

El país cuenta con pirámides y lagos volcánicos y maravillosas reservas naturales, como el Parque Nacional “del Imposible”, un refugio para animales silvestres y árboles exóticos.

“Imposible” puede sonar como un nombre extraño. Pero durante los últimos 30 años, casi el 98 por ciento de los bosques de El Salvador han sido despojados y de ahí el nombre.
7.jpg

Aproximadamente del tamaño de Massachusetts, El Salvador ocupa unos 8,000 kilómetros cuadrados de terreno montañoso. Las compactas dimensiones significan que los visitantes nunca están lejos de la playa.

Un buen guía de turistas, conduce a sus usuarios por unos volcanes verdes y rodeados de destartalados ranchos por una hora en coche camino a “La Costa del Sol”, la mejor playa de aguas tranquilas en el país.

Aquí, en la amplia extensión de arena de color “gris-paloma”, se encuentra lo que se busca: un lugar tranquilo.